fbpx

ALEJANDRA

SEPÚLVEDA

PEÑARANDA

Candidata por el Distrito 11 apoyada por Independientes No Neutrales

¿QUIÉN SOY?

Me llamo Alejandra Sepúlveda Peñaranda, tengo 51 años, estoy casada y soy madre de dos hijos. Quiero contarte aquí por qué quiero ser tu representante en la Convención Constitucional desde un mundo que, en nuestro país, parece ser muy nuevo, aunque en realidad no lo es: el mundo de los independientes.

Sí, soy independiente. No pertenezco a ningún partido político, pero tengo ideas que sí son políticas, porque he trabajado por casi dos décadas en favor de la creación de políticas públicas para Chile.

¿POR QUÉ QUIERO PARTICIPAR EN LA CONVENCIÓN?

Porque tengo conocimiento técnico y profundas convicciones. Creo en la necesidad de un cambio, de un nuevo pacto social, y de trabajar para darnos una Constitución más justa y cercana a las necesidades del Chile de hoy y del mañana, tan distinto del que era en 1980. Y creo, no sólo en la agenda de la igualdad y paridad de género, sino que también en un país capaz de velar por sus recursos de modo sostenible, un país que se desarrolle sin dejar a nadie atrás, priorizando la dignidad y la calidad de vida de todos y todas.

UNA NUEVA CONSTITUCIÓN PARA CHILE

Durante un trabajo de casi dos décadas, junto a un maravilloso grupo de mujeres, pude darme cuenta de que estábamos invitadas a creer, a avanzar y a transformar nuestra realidad. Pero, sobre todo, comprendí que, además de ser necesaria, esta batalla vale la pena, no tanto por mí sino por las generaciones que vienen y a las que, creo muy profundamente, estamos obligadas y obligados a dejar un mundo más ético y mejor constituido.

Es desde este nuevo escenario, inédito para todas las personas que habitan en Chile, es que quiero involucrarme. Para mí es un cambio de época. Las mujeres somos más de la mitad de este país y sueño con poder representarlas en la defensa de la igualdad de género el día en que comencemos a discutir nuestra nueva carta fundamental. Pero no solo a ellas. También a quienes se sientan convocados y convocadas, y poner mis ideas al servicio del bien común.

MIS PROPUESTAS

Tras la histórica votación del 25 de octubre, donde la ciudadanía se pronunció con contundencia sobre el apruebo a una Nueva Constitución, hoy se abre el camino a las ideas para construir, a través de este proceso, un nuevo pacto social que nos debe convocar e incluir a todos y a todas.

La transformación social no afecta de la misma manera a las personas -en particular a mujeres y hombres- e incluso puede acrecentar las desigualdades, como ha ocurrido en estas décadas de desarrollo económico. Por eso, el desafío que nos convoca es la búsqueda de cómo avanzar y hacer las cosas distinto. Eso debe ocurrir dialogando con respeto, atreviéndose a escuchar lo incómodo, superando las desconfianzas y fortaleciendo nuestra democracia. Es un diálogo en que las mujeres debemos ocupar un papel preponderante.

1) Promover una Carta Magna que tenga entre sus principios rectores que las personas nacen y permanecen iguales en dignidad.

Siendo éste el fundamento de los derechos que el Estado tiene el deber de respetar y garantizar. La dignidad humana se vincula tanto a la igualdad como al respeto de la autonomía personal. Por tanto, las personas debiesen poder forjar sus planes de vida y proyectos de acuerdo a sus creencias, principios, valores e identidad, con autonomía y libertad.

2) Impulsar una democracia de género bajo los siguientes principios y derechos:

(i) la Igualdad Sustantiva, que exige al Estado tomar las medidas afirmativas necesarias para acelerar la superación de las desigualdades entre hombres y mujeres, por ejemplo, la brecha salarial que es más grande a mayor educación y calificación de la mujer, en desmedro de ella.
(ii) la No discriminación, que refiere a que ninguna persona podrá ser colocada en situación de desventaja o desigualdad por razones de sexo, género y orientación sexual.
(iii) la Democracia paritaria y proporcional, que distribuye en igualdad de condiciones los espacios de poder en lo público y privado.
(iv) el Reconocimiento del Trabajo Doméstico y de Cuidado No Remunerado como trabajo productivo, esencial para la reproducción social y el desarrollo y crecimiento económico de Chile.
v) los derechos a vivir una vida libre de violencia; la participación y representación política en cargos de elección popular, organismos autónomos, entre otros.

3) Promover en el Catálogo Constitucional los derechos, deberes y responsabilidades asociadas.

A fin de que queden garantizados en su contenido y aplicación universal, indivisible e interdependiente, y orientados a su deber de no regresividad. Los derechos humanos de las personas con nuevos titulares como los niños, niñas y adolescentes, el acceso garantizado a una Educación de calidad, del siglo XXI, a la Salud, Vivienda y Pensiones que permitan llevar adelante un plan de vida digno hasta la última etapa de la vida en la vejez. Para ello la corresponsabilidad social y la solidaridad son fundamentales, si queremos avanzar en una sociedad más justa e inclusiva.

4) Abogar por el reconocimiento del Medio Ambiente como la base de la vida y de la comunidad.

Porque la urgencia de la crisis climática y ecológica es un proceso en marcha que ha deteriorado de manera preocupante la calidad de vida y los ecosistemas interrelacionados y que no ha sido debidamente abordado. Por eso, la Carta Magna requiere de un enfoque en el equilibrio ecológico, que coloque en el centro de los objetivos de la organización social la mantención de nuestro entorno como la base en la que se sustenta la vida en todas sus formas. Serán principios a incluir los de protección ambiental, justicia ambiental e intergeneracional y buen vivir, así como un reconocimiento al cambio climático y su problemática asociada, a fin de establecer la obligación del Estado de cumplir con las metas de mitigación a nivel central y la adaptación desde los territorios.

5) Impulsar una Constitución que se base en el desarrollo sostenible y equitativo, en una Economía para el siglo XXI.

Capaz de conciliar los intereses particulares con los generales en pos del bien común de toda la población. Una carta Fundamental que dé el marco para el impulso del crecimiento y prosperidad de todos los territorios, respetando el derecho de propiedad, evitando la concentración excesiva de la riqueza, garantizando los bienes nacionales de uso público como el agua y que estimule la libre competencia, la innovación y el emprendimiento. Construir nuestra prosperidad bajo un Estado moderno, unitario y descentralizado.

¿Qué hace que los países sean exitosos y puedan sortear crisis como la que vivimos hoy?

La pandemia por Covid-19, tal como señala el Nobel de Economía Joseph Stiglitz, ha proporcionado un experimento natural. Las naciones con mayor cohesión social, con una sociedad civil que participa activamente, donde se estimula la Ciencia y la Innovación, se tiene confianza en las instituciones y en los liderazgos positivos que ponen a las personas y el bien común por delante, son las que tienen más probabilidad de salir primero y airosas. Pero, para ello se requiere una agenda integral, que incluya lo que debimos hacer antes para superar las desigualdades y lo que debemos hacer ahora.

Este Proceso Constituyente en curso es una enorme oportunidad.

¡ Te queremos escuchar !
Escríbenos

Independientes No Neutrales

Somos un grupo diverso, transversal y comprometido con la actividad pública. Trabajamos en organizaciones de la sociedad civil y la academia; desde la cultura, las ciencias, el urbanismo, las comunicaciones y los demás quehaceres sociales. Queremos construir una nueva Constitución donde participen los y las ciudadanos/as independientes que quieran ser protagonistas de este proceso.